28 may. 2011

Viajando alla del horizonte, capitulo 3

Antes de empezar a leer este capitulo aclaro que es el ultimo capitulo de esta saga, aqui finaliza todo, se termina, es el fin de la historia. En el capitulo anterior nos quedamos con que Meridiano huia el y sus hombres de britania, ¿que ocurrira en este capitulo?, con ustedes, capitulo 3, el nuevo comienzo.

Largo tiempo viajamos en los mares mas alla de nuestros hogares, enfrentando tormentas, sed, y hambre, hasta que llegamos a una tierra, muy distinta a la que hayamos visto antes, donde crecian extrañas piedras con pelos color marron sobre enormes arboles que se balanceaban al compas del viento, donde habia unas criaturas aladas que parecian demonios, enormes pumas con manchas, veia el rostro de temor de mis hombres y hacia mis adentros yo pensaba lo mismo, estabamos lejos de casa, muy lejos. Algo que mas me impactaba de ese lugar era el calor, que era imposible de soportar.Inmediatamente llegamos a un lugar seguro ordene a mis hombres a descender los caballos y montar un campamento lo mas rapido que se pudiese, no me gustaba el lugar donde estabamos, se sentia muy tranquilo, demasiado diria yo.
Nuestra base se asento en una region a pocas leguas de la costa, donde estaban los barcos. Estaba enclavada sobre una colina de no mucha altura y que dominaba todo el ancho lugar, esta fortaleza tenia un muro de madera bastante bien custodiado y en el centro de la ciudad una gran fortaleza hecha toda de madera. Alrededor de este fuerte se encontraban las casas (o tiendas de campaña diria yo, que habiamos robado del puerto romano) de la gente, y ademas algunos almacenes donde guardabamos todos los suministros.
Al poco tiempo que nos asentamos en la region ya nuestra poblacion de unos escasas 500 personas ascendio a unos 2000, y se habia formado una prospera comunidad en ese lugar al que llamamos hogar, pero no todo era felicidad. Una mañana cuando caminaba discutiendo con Loriano como debiamos proceder en el festival de la cosecha que ocurriria al mes siguiente, uno de nuestros exploradores nos dijo que habia visto algo que lo aterro muchisimo, en su posicion vio que formas oscuras que se movian a traves de la noche, y que ya habian estado procupando a muchos campensinos, ellos pensaban que eran los fantasmas de los hombres de los barcos que habian venido por ellos.
Impotente por esto, dado que yo no creia en tal clase de supersticiones ordene a Loriano que preparara a los mejores hombres y junto comigo vallamos en busca de esas oscuras figuras que se encontraban en el bosque. Tiempo despues fuimos a su encuentro, les ordenamos identificarse, pero ellas no dijeron nada, y comenzaron a atacarnos de la nada. Cuando hicieron esto, contestamos, matando a varias de ellas. Cuando nos acercamos a ellas vimos que en realidad no eran fantasmas, sino hombres, de carne y hueso, pero con ligeras diferencias, eran de color oscuro y estaban completamente llenos de tatuajes, con varias piedras y objetos filosos que atravesaban su cuerpo. Viendo esta horrible escena pensabamos que en la tierra podria hacer esto al cuerpo humano.
Luego de ver esto y algo aterrados a la vez volvimos a nuestros hogares, antes de entrar a mis aposentos ordene a Loriano que los hombres montaran guardia toda la noche, no queria que eso estuviese perturbando a nuestros camaradas y que este miedo se extendiera por el pueblo.
Al dia siguiente las sombras habia desaparecido, pensabamos que estabamos de vuelta en paz, y continuamos nuestras actividades cotidianas.Los meses pasaron y comenzamos a entrar contacto con los pueblos que se encontraban cerca del enclave, eran personas muy amables y caritativas, nada comparadas con los romanos que a todo le ponian un precio y eran viciosos y cruentos, estos si eran grandes desde su humildad, dado a que ellos vivian todavia en casas de paja y madera, o algunos en simples cavernas, eran numerosas sus familias, y poseian todo tipo de perforaciones, como el fantasma que vimos, pero estas eran buenas personas. Lo extraño era que cuando les preguntabamos sobre los que nos fantasmas, ellos no decian nada o evitaban el tema, como cotoc, el jefe de la tribu roca celeste, esto nos llamo la atencion, dado a que por que ellos no querian hablar de estos. En fin los años pasaron en ese lugar yo y mis hermanos nos hicimos cada vez mas viejos, y en ese lapso formamos familias, nuestra amistad crecio mas que cualquier otra, recuerdo la boda de Martino como si fuera ayer, el que era odiado por haber defendido a los romanos a ultranza, se casaba con la hermosa hija del rey cotoc, que extraña ironia que odiaba a los sarmatas pero se caso con una persona totalmente distinta a lo que era el, ella le dio muchos hijos y fueron felices.Pensabamos que ese iba ser el final feliz, pero estabamos equivocados, los "fanstamas" enrealidad estaban formando entre las tinieblas una alianza para destruir a nuestro pequeño enclave, ya habian creado un vasto ejercito y se estaban aproximando hacia nuestro querido enclave.
Alertado de esto, ordene al escuadron sarmata (que ahora comprendia ya unos 200 hombres) a la legion dorada local  que marcharan a apostarse a la frontera, mientras que Loriano iba por refuerzo de los Roca Celeste. Antes de irse le dije a Loriano lo mismo que cuando nos separamos para escapar en Britania, pero sin antes decirme el que fue un honor luchar bajo su mando. Dicho esto el fue con unos 200 soldados a buscar los refuerzos, yo marche con una fuerza de 1500 tropas al encuentro de los fantasmas.
Encontramos a su ejercito cerca de un paramo en que se encontraba al lado de una meseta, sus tropas estaban cerca de esa meseta. Al ser ampliamente mas grande su ejercito en numero, decidi emboscarlos por la noche, algo que funciono, dado que logramos erradicar la columna en poco tiempo. Pero en el momento de mayor victoria nos anunciaron que nuestro fuerte estaba bajo asedio, los refuerzos nunca llegaron y Loriano, habia muerto a manos de los roca celeste, estabamos rodeados. Yo obiamente corri con lo poco que quedaba de mi ejercito a defender el fuerte pero cuando llegue era demasiado tarde, el fuerte habia sido tomado, la poblacion exterminada y nosotros encarcelados por los fantasmas, habiamos perdido.
Yo vi poco a poco, como martino, y mayoriano eran asesinados, tirados desde un acantilado. Siguio el tiempo y todavia no me asesinaban, ya no me quedaba nada por vivir, mis hermanos habian muerto, Roma me habia traicionado, todos me habian traicionado, estaba solo,completamente solo. Una mañana, sentado en mi carcel, encontre una serpiente, o lo que parecia ser eso, me acerque a ella a investigar a la bestia, era grande y de color rojizo, el rojo que utilizaban nuestras tropas, me dispuse a acercarme cada vez mas, hasta que de buenas a primeras era serpiente me mordio en el dedo indice, a lo cual yo lance un grito de dolor y de un golpe la mate.
Despues de esto sentia que todo me daba vueltas, cada vez mas rapido y rapido, y de repente se freno todo, y se oscurecio todo. Cuando se oscurecio todo oi una voz, la que parecia ser de Loriano diciendome: "Guerrero Sarmata, Valiente Meridiano, que viajo por todo el mundo para conseguir la Libertad, que lucho por su pueblo y lo defendio hasta el final, es hora de que descances en paz".

                                                                              El Fin

No hay comentarios:

Publicar un comentario